Con educación, siendo mujer

No puedo evitar pensar, en un día como hoy, de huelga, de reivindicación, de derechos, de educación, en el papel de la mujer durante toda esta historia, en toda la historia.

No puedo dejar de pensar, y pensar, y entumecerme de semejante sentimiento de vacío ante el hecho de que aún existan comunidades donde las mujeres no puedan acceder a una educación digna, o ni siquiera a eso. Donde la mujer no tiene más fin que el reproductivo y crianza, y donde las aptitudes y capacidades de la mujer están en segundo, tercer, cuarto, quinto, noveno plano. Ni siquiera sus palabras o lo que tenga que decir al respecto.

Se me congela el cuerpo por un instante ante tal desigualdad en suerte, en sexo, en género. Se me encoge todo sentimienro que pueda albergar al pensar que otras lucharon porque yo ahora pueda estudiar, pero ahora ¿qué estamos haciendo nosotras por las demás? 

No puedo dejar de sentirme culpable, por no ser capaz de cambiar el mundo en un chasquido de dedos, un suspiro o un abrazo. Me duele tan profundo no poder salvarlas tan inmediatamente que a penas puedo pensar.

Pero en todo este barullo de sentimientos, encuentro las ganas para reivindicar lo que poca gente hace, el derecho a ser mujer, a ser culta, a ser estudiante, profesional, con trabajo remunerado (o en su defecto, valorado), a ser luchadora sin ser llamada loca, a colapsar calles porque nos estan matando y nos está prohibiendo estudiar, nos están pisando, poniendo piedras en el camino. El derecho a ser persona, aquí, allí, y en donde quiera que viva una mujer. El derecho a opinar, reflexionar, justificar, argumentar, seleccionar, decidir quienes somos en este mundo.

Lo que supone ser persona, 

y libre,

pero siendo mujer.

Hoy, gracias a quienes estuvieron empujando el mundo, gracias por las que las (lamentablemente) privilegiadas podemos acceder a estudios superiores, gracias a quienes hoy, somos quienes somos, como queramos y donde decidamos. Gracias a todas las que se cansaron de tanta lucha y las que murieron en ella, porque hoy estudio, y tengo la posibilidad de luchar por las demás, para que tengan la opción a desatarse de sus cadenas y volar lo más alto y más lejos posible del machismo que nos atenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s