Detrás de cada mujer hay una vida

Detrás de cada persona hay un mundo, y detrás de cada mujer hay una vida. 

Detrás de cada mujer hay una vida en peligro de muerte por su hermano, su padre, su pareja, su marido, su amigo. Que no nos nieguen que un hombre es un huevo que puede eclosionar en maltratador.

No puedo evitar estremecerme ante las noticias diarias, cada día se dedican unos mínimos minutos a comentar cuantas muertas por violencia machista se han dado. Y lo tratan como si nada, como si fuese beber agua, como si fuese respirar. Y a nadie le estremece, y a nadie le importa porque ‘no pueden hacer nada’.

Cuando hablamos de violencia machista y ‘hacer algo’ nadie está pidiendo (aunque sería maravilloso) que se vaya por colegios e institutos dando charlas sobre cuan de opresor es el sistema en cuanto a mujeres se refiere. Para nada. Ni tampoco se pide colgarse un cartel que ponga: en contra de las violencias machistas, las 24 h de todos los días de la semana, de todos los meses, de todos los años. ¿Qué sentido y funcionalidad tendría esto?

Las charlas quedan en el olvido, no niego que son necesarias pero no perduran en el tiempo ni en las conciencias, sin contar la de gente que por motu proprio se excluyen de asistir, o las que por dificultades en la asistencia o por falta de conciencia básica prefieren no ir. Oh, feminismo, oh, violencias. Qué pesadas que son. Y no nos queda más que asumir que el discurso clásico está más que amortizado, pero ¿cuánto de amortizado? Porque… algo está ocurriendo -para mal- cuando el discurso no lo encontramos en la práctica por ningún lado. ¿De qué sirve teorizar en una sala si dos calles más abajo hay un edificio donde una mujer está siendo apuñalada, maltratada o vejada?

No deja de ser un pequeño fetichismo el teorizar sobre la realidad, necesario, pero poco funcional al día de hoy si, como digo, estamos muriendo en manos de nuestro sexo opuesto.

Cuando se dice que detrás de cada mujer hay una vida, debemos entender que cada mujer es una valiosa fuente de información en cuanto a vivencias e ideas se refiere. ¿Por qué no concienciar a partir de ahí?

No queremos más muertes, no queremos más mujeres faltas de vida en el telediario, las queremos vivas, presentando, trabajando. No queremos más funerales, ni tampoco más mujeres en juicios. Queremos mujeres trabajando como juezas como tanatopráxicas. No queremos más leyes inmunes ante la muerte machista, sino mujeres articulando las leyes que a ellas le puedan beneficiar en un supuesto caso. Queremos mujeres trabajadoras, y mujeres que puedan contar una historia con su trabajo, de cara al público o no, con familia o sin ella, con o sin hijos, con o sin esposo, con o sin estudios, con o sin formación feminista. Queremos mujeres que se valgan con su vida y sin machismo.

Y para esto, lo único de lo que podemos servirnos, es de la calle, de la conciencia, del boca a boca, de intervenciones prácticas, ejemplificadoras. Grupos de mujeres en los que cualquier mujer pueda encontrar refugio, para salvarse y salvarlas.

Porque de nada sirve mantenernos en nuestra parcela de confort manteniendo activismo por redes sociales. Es muy cómodo promulgar ideas cuando no las tenemos que poner en práctica, es muy muy cómodo aparentar ayuda cuando luego, ni siquiera sabemos como reaccionar.

Y es que, debemos reaccionar. Reaccionar ante las muertes y ante que ninguna de nosotras tenga la capacidad real de parar estos asesinatos. Terrorismo machista, pero a nadie le importa, solo a nosotras. Las sensibles, las que intentamos crear una montaña desde un grano de arena, desde nuestras ciudades, desde nuestras casas, desde nuestros corazones repletos de almas que podríamos haber sido nosotras. Pero por suerte, no. Fueron otras, y por eso no merece más importancia ¿verdad?

Cada mujer es una vida, por el mero hecho de ser mujer.

Deberíamos cambiar el discurso,

la práctica,

las formas,

la rutina,

y conseguir alzarnos.

Pero un dedo no se divisa entre la multitud si no hay mil dedos más a coro reclamando atención, educación y justicia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s